Fuente: http://goo.gl/ZiKBhW  Martes, 14 de abril del 2015

 Edwin Bardales edwin.bardales@diariogestion.com.pe

El Internet de las cosas es un concepto tal vez no muy común entre los peruanos pero tiene un potencial de desarrollo muy grande teniendo en cuenta los avances del Internet, y según José Carlos Escudero, gerente de M2M y Movilidad del segmento Grandes Empresas de Telefónica, se requiere de mayor inversión para una mayor expansión del servicio.

“El desarrollo del Internet de las cosas pasa por inversión en equipamiento, en infraestructura y en cobertura porque hoy día cuando una red es intensiva en transmisión de datos, que es lo que hace el Internet de las cosas, eso ocupa mucha más ancho de banda y capacidad de la red”, explicó a gestion.pe.

[ Lea también Chile tendría el quinto mayor mercado de Internet de las cosas en América Latina ]

¿Pero qué vendría a ser el “Internet de las cosas”?, pues según Escudero se trata de todos los dispositivos que pueden tener acceso a la red y sin necesidad de la intervención del ser humano, lo que no ocurre con el Internet tradicional que se conoce como el “Internet de las personas”.

El Internet de las personas es el acceso que tiene cada individuo a través de una conexión en la casa o en la oficina, y esto se ha convertido en el Internet Móvil, al aparecer dispositivos móviles.

[ Lea también Oral-B presenta cepillo de dientes inteligente y app para smartphones ]

Indicó que el potencial para desarrollar el Internet en el Perú es enorme si se tiene en cuenta que existen 31.2 millones de celulares, lo que implica una penetración de 100% en cuanto al número de aparatos, de los cuales al fin de año que entre 50% y 60% tendrán conexión a Internet.

“La gran revolución es el Internet de las cosas, y se estima en promedio que entre cinco y diez dispositivos por persona tendrán acceso a Internet en el país y en el mundo”, declaró a gestion.pe.

Hablar del Internet de las cosas comprende a dispositivos como los que usan los corredores para las distancias recorridas; los “wearables” que miden los ritmos cardíacos; los autos inteligentes que registran su ubicación; aplicaciones médicas; entre otros.